Descarga Word (202 descargas)

La Iglesia nos invita a mirar a José. Lo único que le pide Dios a José esa noche es que tome a María y que no la deje. No le explica cómo va a ser toda su vida de golpe, simplemente le pide que dé un primer paso, sólo uno. Luego vendrían muchos más. Le pide el paso más difícil, el primero. José no habla, no da su opinión, no se queja, ni pone excusas. Simplemente actúa y tiene la audacia de llevarse a María a su casa.