Homilias

110 de 511 documentos

XXIV Domingo tiempo ordinario

Me alegra lo que ya poseo. Los pequeños logros. No me comparo con nadie. Si pudiera vivir así sería mucho más feliz. No quiero vivir mirando al otro. No quiero compárame con otros.

XXII Domingo tiempo ordinario

Por eso me entrego de nuevo a Él, tal como soy. Renovando mi sí a su sueño conmigo. Insatisfecho con lo logrado. Descontento con lo que ahora toco porque la meta todavía brilla ante mi mirada.

XVI Domingo tiempo ordinario

Sólo Dios puede salvarme y sacarme de mi abismo. Necesito verme débil y necesitado y suplicar su salvación. Mirarlo a Él desde mi debilidad para que venga a mí. Mi miseria es mi cizaña.

XV Domingo tiempo ordinario

Sólo sé que la semilla no cambia lo esencial de mi vida. Mi tierra sigue siendo la misma. La semilla da vida a algo que no estaba antes en la tierra. Algo que sin mi tierra no tendría vida.

XIII Domingo tiempo ordinario

¿Qué estoy dispuesto a perder? Mi fama, mi nombre, mis seguros, mis raíces. Jesús me quiere por encima de todo. Me quiere a mí con un corazón libre. Cuando pierdo lo que entrego, lo gano.

XII Domingo tiempo ordinario

Él va conmigo y eso me consuela. En mi miedo al dolor y a la muerte. Quiero que me sostenga en mis miedos infantiles e inseguridades. En ese miedo real a perder porque he amado.