Comenzar la cuaresma es querer cambiar la mirada. Cambiar el corazón por dentro. Decirle al Señor: “Ten misericordia de mí”. Él me bendice con la ceniza.